Santiago en Picada / Gizli Dört

Nota: A este nos invitaron!

IMG_4214.JPG

Ciertamente Gizli Dört, el comedor privado de mi buen amigo Felipe "Doctor Pichangas" Gálvez, es un lugar donde hay que ir.

Lo diré abiertamente sin ánimo de compadrazgo, el loco la hizo.

Desde que entras ves que hay un esfuerzo grande en ambientar un espacio y darte la idea que no es lo de siempre, de hecho a la entrada tienes la oportunidad de sacarte los zapatos y disfrutar la alfombra, sentarte en los cojines y ver una mesa con una bandera turca hecha en mosaico de cerámica. Ya de entradas sabes que se viene entretenido al menos.

Al llegar el primer plato y después de la explicación de Felipe a los 5 comensales que estamos compartiendo la mesa, entendemos la idea de "esto es lo que vas a probar". Partimos al tiro con todo. Un pan de yogurt con tomates asados y cordero con 7 especias, entre ellas cardamomo, clavo de color, pimienta y cayena. Este primer bocado es bien decidor del concepto de este comedor privado, sentarte a probar lo que no estás acostumbrado a comer.

IMG_4207.JPG

Después de un par de copas de vino y champaña, llegan todos los fondos, que se comparte con los demas en la mesa. Queso de yogurt, hamburguesas de vacuno y menta, hummus, berenjenas escabechadas y té frío. Todos los condimentos usados son importados directamente desde Turquía, lo que hace que el sabor sea aún más auténtico.

Cada uno de los platos se ha trabajado con harta cabeza y tiempo para poder recrear ese sabor turco que aquí no pillas y que inteligentemente Galvez ha tomado y hecho suyo. 

IMG_4211.JPG

Cada condimento te dice que no estás comiendo la clásica comida árabe a la que estás acostumbrado y cada bocado tiene eso tan querido de la comida de medio oriente, el "quiero más" instantáneo.

Cuando Felipe nos explicó que esta es una experiencia y no un restaurant le creí. Por una parte el precio ($35.000 por persona) es una limitante para sentarte seguido en la mesa, aún cuando ya hay gente que se está repitiendo el plato. Por otra parte la carta va a variar en invierno, lo que demuestra estacionalidad y un recambio de comensales necesario.

Gizli Dört es un local transversal, tiene una comida hecha con dedicación, que no defrauda y que me encantaría comer todos los días. Tiene además una explicación detallada del por qué de cada plato y un anfitrión que se las sabe por libro.

Vale la pena ir, probar, sentarse, compartir. Incluso los más mañosos pueden encontrar en Gizli Dört un refugio de sabores nuevos, pero abordables.

La cena incluye vino y champaña, pero el descorche es gratuito, por lo que puedes llevar tu propia botella y continuar la conversa.

Felicitaciones a Felipe y que haya Gizli Dört para rato.

Saludos!

Pancho

GIZLI DÖRT
COMEDOR TURCO TRADICIONAL SECRETO

RESERVA EN http://www.dort.cl/

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar